Aulas participativas: motivación, aprendizaje autónomo y trabajo en equipo

Para fomentar la aprticipación en el aula hay que tener en cuenta que la motivación, el grado de responsabilidad y la autonomía, difieren de un estudiante a otro. Además, debemos prestar atención a las particularidades de cada alumno, planificando las actividades grupales y el trabajo en equipo en función de dichas características. Así, lograremos que aprendan mutuamente y se motiven unos a otros, aumentando el rendimiento global. Otras pautas que también conviene tener en cuenta son:

  • Aplicar los juegos en general y la gamificación en particular: aprender jugando es la mejor manera de hacerlo, y esto aplica a cualquier etapa educativa. Se pueden introducir desde estrategias de juego simples a competiciones en grupos, todo para fomentar la interacción y la motivación.
  • Promover el trabajo en equipo: además de prepararles para su futuro profesional, el trabajo colaborativo es muy valioso. Se les dará tiempo para intercambiar opiniones, y así se sentirán más capaces, después de exponer sus ideas en un grupo pequeño, a hacerlo delante de toda la clase.
  • Emplear la tecnología: la generación Z la maneja con naturalidad, y la tiene integrada en su vida cotidiana. Las herramientas digitales son muy útiles para despertar su interés y animarles a participar. En el Colegio disponemos de tablets y de pizarras digitales entre otros dispositivos.
  • Trabajar por proyectos: el aprendizaje basado en proyectos (PBL) es muy útil para que el alumnado tome las riendas del aprendizaje. Con esta metodología activa se pone en el centro los intereses de los estudiantes. También permite proponerles temáticas atractivas sobre las que desarrollar el trabajo. Además, implicará hacerlo colaborativamente, por lo que mejorarán sus habilidades sociales, así como la cohesión del grupo y la integración en el mismo de cada uno de ellos.

Aulas participativas: motivación, aprendizaje autónomo y trabajo en equipo

En el Colegio CEU San Pablo Valencia nos esforzamos para que en el día a día en las aulas prime la comunicación, la intervención del alumnado y su papel de protagonista en el proceso de aprendizaje, emplendo metodologías activas y participativas, basadas en la innovación educativa.

En este marco pedagógico, el rol del profesorado gira en torno a la orientación y guía. Los educadores son los responsables de crear entornos de aprendizaje y de acompañar a través de ellos a los estudiantes, siempre desde su punto de vista de expertos. También les animan a asumir el reto de adquirir las distintas competencias y habilidades, de forma activa y autónoma. Todo, con el objetivo de desarrollar el máximo el potencial de cada alumno.

Las aulas participativas son las aulas más sanas, aquellas en las que el aprendizaje es fluido, práctico y enriquecedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *