¿Qué puedo hacer si mi hijo repite curso?

​Se acerca el final del curso escolar y con ello la entrega de notas de los alumnos. En muchos casos, este es un momento feliz al obtener buenos resultados tras meses de esfuerzo y trabajo. Pero en otras ocasiones, cuando tienen que repetir curso, esta noticia puede suponer un momento de estrés no solo para los estudiantes, sino también para sus padres. 

¿Qué puedo hacer si mi hijo repite curso?

En estas circunstancias los padres se preguntan ¿Cómo podemos enfrentarnos a esta situación?¿Cuál es la actitud que debemos tener dentro de la familia y como padres ante este contexto? Teresa Díaz Tártalo, profesora del Grado en Educación de la Universidad CEU San Pablo, propone algunos consejos enfocados a los padres que pasan por esta situación para acompañar emocionalmente a los hijos.

1.    Analizar por qué va a repetir curso nuestro hijo.

Siempre se ha de tener en cuenta la razón por la que se ha llegado a esta situación a la hora de poder apoyar de una u otra manera a un niño que tenga que repetir curso. ¿Es la consecuencia de que no haya trabajado todo lo que debería? ¿Se ha esforzado al máximo y, pese a dar lo mejor de sí mismo, no ha alcanzado los resultados deseados? El primer paso es analizar el por qué y conforme a eso se actuará de una u otra forma. 

2.    Dejar que sean conscientes de sus decisiones.

En el caso de que los niños repitan por no haber trabajado lo suficiente, los padres no deben evitar que los hijos tengan que hacer una reflexión sobre por qué ha pasado esto. En ocasiones, los padres tienden a pensar que ayudan a sus hijos sobreprotegiéndoles y evitando que se planteen las consecuencias de sus actos, y esto puede ser un error.

3.    No caer en el reproche excesivo.

Es muy importante que los padres no caigan en un excesivo reproche a los hijos incluso cuando el motivo del suspenso sea la falta de trabajo. Debemos ayudarles a dar un paso adelante para que vean que en la vida todos cometemos errores. Lo importante es darse cuenta y pensar que los propios padres han sido adolescentes y han cometido errores, al igual que sus hijos.

4.    Acompañar a los hijos en el “duelo”.

Ante una situación como esta, el alumno que repite curso puede encontrarse con diferentes emociones como la sensación de fracaso, la pérdida y separación de sus amistades… Estos sentimientos no deben censurarse, y los padres deben ayudarles a superarlo. 

5.    Convertir la situación en una oportunidad.

Es muy importante ayudar a los hijos a comprender que siempre se puede volver a empezar, que sus padres los quieren incondicionalmente y que estarán a su lado pase lo que pase. 

6.    Potenciar sus fortalezas.

Cuando los niños tienen que repetir curso pese a haberse esforzado al máximo, los padres deben mirar más allá de lo académico y analizar en qué destacan sus hijos para animarlos a desarrollar lo que hacen bien. Los padres no deben olvidar que los niños son mucho más que las notas que sacan y que las malas notas pueden darse por varias razones, por tener muchos problemas, estar descentrados o debido a una mala temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *